sábado, 15 de octubre de 2011

Como debe vestir la Mujer Ejecutiva.


Aunque muchos piensen que se trata de una cuestión estética puramente superficial, lo cierto es que, el vestirse de la forma adecuada tanto para una entrevista de trabajo como para desarrollar su labor en el mismo es más importante de lo que parece, ya que puede ser una de las causas por las que se tengan más oportunidades de cara al futuro.
Y es que tu estilo juega un papel crucial ya que será el primer punto de referencia que informe al entrevistador de quién eres cuando te presentas a una entrevista de trabajo o en el día a día. El truco consiste en conseguir encontrar un traje adecuado para la ocasión, que favorezca tu figura y que además se ajuste a tu presupuesto.
Igualmente importantes son los complementos, que le darán uno u otro estilo que puede servir para mejorar aún más tu imagen. Pero no sólo eso, la forma maquillarte o tu peinado también son aspectos de tu presencia a tener en cuenta en el mundo laboral.
Para que no descuides ningún detalle, toma nota de los siguientes consejos elaborados por Tu imagen personal, para que no sólo aproveches todo tu talento intelectual, sino que también “sumes puntos” dando la imagen adecuada para cada ocasión.
¿Cómo me visto para ir a trabajar?
Vestir bien es algo crucial a la hora de acudir a una entrevista de trabajo o en nuestro día a día. Aunque parezca una tarea complicada, no lo es, el truco consiste en conseguir encontrar un traje adecuado para la ocasión, que favorezca tu figura y que además se ajuste a tu presupuesto. Con tu ropa puedes dar una imagen diferente a la intencionada, así, por ejemplo, un traje de corte clásico en los que dominen los colores neutros como el negro, el azul marino, o el gris, ofrece a la mujer una versatilidad y funcionalidad de gran valor en la mujer de negocios. Sin embargo, un traje con tonos azules claros puede ser una idea simpática pero no te va a ayudar a conseguir el ascenso deseado. Para que tengas claros todos estos conceptos, te ofrecemos una serie de “trucos” para seleccionar tu vestuario a la hora de ir a trabajar:
Tradicionalmente, el traje como muestra de poder solía ser cosa de hombres; la chaqueta, la corbata de seda roja, los gemelos… Pero a medida que la nueva mujer empezó a formar parte del mercado laboral y a ocupar puestos de trabajo de responsabilidad, las reglas del juego han ido cambiando. Ahora el traje se ha convertido en un conjunto imprescindible en la vida diaria de las ejecutivas, que buscan dar una imagen impecable en su trabajo.
¿Cómo elegir el traje?
Asegúrate de que el traje que compras se adapta perfectamente a tu figura. Un traje más barato que se ajusta perfectamente a tu fisonomía y la realza, aparentará ser más caro de lo que realmente es. Una chaqueta estructurada con unos pantalones de talle medio sería lo más apropiado. Escoge una tela fina de entretiempo que puedas usar la mayoría de los días del año. Evita los adornos en exceso, por ejemplo, la solapa mejor sencilla. De tu figura dependerá los botones del traje: un traje de un sólo botón se ajusta mejor a una mujer con una cadera prominente; un traje de tres botones otorga una mayor fuerza a una figura delgada.
Para acertar con la talla, pruébate la chaqueta encima de la camisa con la que tengas pensado vestir el traje. Nunca lo pruebes encima de un jersey grueso si lo que tienes pensado es usar camisas de tela fina. Asegúrate de que el corte de la chaqueta en los hombros te permite moverse con comodidad y que te puedes sentar sin sentir que te aprieta.
¿Cómo combinarlo?
Las opciones son infinitas, tómate el tiempo que sea necesario y prueba todas las combinaciones posibles. No escatimes en gastos, tu imagen es lo más importante, concédete un capricho. Además, después podrás sacarle más partido del que piensas al traje; por ejemplo combinando los pantalones con un sweater o una camisa, o vistiendo la chaqueta con unos jeans los fines de semana.
A la hora de seleccionar la camisa que vas a vestir debajo del traje, no olvides que su propósito es utilizarlo para el trabajo. La forma de vestir tiene que reflejar seriedad y ambición ante sus superiores. Las blusas ligeras y frívolas de telas muy finas están muy de moda, pero no son apropiadas para el lugar de trabajo. De igual manera, una camisa de seda queda genial debajo de un traje en el aeropuerto, pero quizá no en la oficina.
Por otro lado, una camisa tradicional de algodón dará al traje sensación de limpieza y elegancia. Asegúrate de que los botones no tiran, con el peso, de la camisa dejando ver el sujetador. Evita las prendas de vestir abultadas o de moda que no se ajustan al traje. No dejes que queden partes de su cuerpo al descubierto, esto es primordial. Demasiado escote o permitir que se vea el ombligo es inaceptable. Llévala siempre por dentro de los pantalones o la falda.
Los zapatos
Los zapatos cumplen una función primordial en el mundo de los negocios, por eso, te recomendamos que, aunque te gastes algo más de dinero, optes por unos buenos zapatos clásicos que te resulten cómodos. Escoge la altura de tacón que más te guste y, a continuación, haz el bajo de los pantalones de forma que se ajusten perfectamente a la altura del zapato.
Los zapatos clásicos de salón también pueden ser de diseño atractivo, con gran variedad de formas y colores además de tener una suela interior acolchada que resulta muy cómoda en el trabajo. Si vas a tener que hacer muchas presentaciones, o vas a pasar la mayor parte del día de un lado para otro en la oficina, más te vale utilizar zapatos planos cómodos.
Que no falten nunca las medias, recuerda llevar un par siempre extra ya sabes como se rompen… y no hay nada peor que ver a una mujer con un par de medias rotas.
Las joyas
Cúbrete los tatuajes y quítate los piercings que sean visibles, excepto las pantallas. No sobrecargues los dedos de anillos u otros objetos voluminosos.
Está bien vestir un traje discreto con un par de toques de estilo como un reloj, una cadena de perlas o un brazalete de oro o incluso un par de aros. Pero largos collares de abalorios y aros colgantes repletos de aderezo, son propios del fin de semana o las vacaciones. Un par de aros discretos y un bonito reloj es mejor que un broche florido o grandes aros.
Para romper la monotonía y darle un poco de color a tu atuendo de la oficina, puedes utilizar pañuelos, sobre las camisas, bufandas sobre el abrigo o incluso un echarpe… así añadirás un toque de color y personalidad a tu ropa.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario